domingo, 26 de octubre de 2008

Una Traición Mistica



*
Hablo de una traición, hablo de un místico embaucar...

Recuerdo. Una noche de gritos. Yo subía y no tenía posibilidad de arrepentirme; subía cada vez más alto sin saber si llegaría a un encuentro de fusión o si me quedaría toda la vida con la cabeza clavada en un poste. Era como tragar olas de silencio, mis labios se movían como debajo del agua, me ahogaba, era como si estuviera tragando silencio. En mí éramos yo y el silencio. Esa noche me arrojé desde la torre más alta. Y cuando estuvimos en lo alto de la ola, supe que eso era lo mío, y aun lo que he buscado en los poemas, en los cuadros, en la música, era un ser llevado a lo alto de la ola...

Crea un silencio en el que yo reconozca mi lugar de reposo cuando la prueba de fuego de su afección tuvo que haber sido mantenerme lejos del silencio, tuvo que haber sido vedarme el acceso a esa zona de silencio exterminador.
Comprendo, de nada sirve comprender, a nadie nunca le ha servido comprender, y sé que ahora necesito remontarme a la raíz de esa fascinación silenciosa, de esa oquedad que se abre para que yo entre, yo el holocausto, yo la víctima propiciatoria. Su persona es menos que un fantasma, que un nombre, que vacío. Alguien me bebe desde la otra orilla, alguien me succiona, me abandona exangüe. Estoy muriendo porque alguien ha creado un silencio para mí...

No obstante, si no existiera esta correspondencia vampírica, me moriría de falta de una correspondencia así. Alguien que amé en otra vida, en ninguna vida, en todas las vidas. Alguien a quien amar desde mi lugar de reminiscencias, a quien ofrendarme, a quien sacrificarme como si con ello cumpliera una justa devolución o restableciera el equilibrio cósmico..

Su silencio es un útero, es la muerte. Una noche soñé una carta cubierta de sangre y heces; era en un páramo y la carta gemía como un gato. No. Voy a romper el hechizo. Voy a escribir como llora un niño, es decir: no llora porque esté triste sino que llora para informar, tranquilamente.

[Fragmento "Una Traición Mistica" - Alejandra Pizarnik]

*
*

2 comentarios:

dante255 dijo...

Te volteaste y di con el esquema de ayer. Por esto fue que en ti me sumi en el olvido de tus nectares y aromas. Ayer, a la hora en que te visitas entreabiertos tus dos ojos como hiedra, vi la luz de tu piernas y meneos. Me haces falta cuando dormito entre dos sueños a la vez. Desde aquella vez que me dijiste lo del beso, no puedo hacerme a un lado de tu imagen; ahora te me presentas como un botón a medio paso de tu escote... no puedo alcanzarte, haz algo.

Luduen dijo...

Que belleza como escribis!!!! Es una maravilla como expresas y la creatividad de tus frases!! es una delicia leerte!!! Muchas gracias por el honor de tus palabras!
Un besote!